jueves, 22 de marzo de 2018

El poder de la mente


El poder de la mente

No deseaba pensarle y, cuando lo hacía, de un modo involuntario, me preguntaba por qué lo estaba haciendo.
No quería imaginar nada, no quería darle rienda suelta a mi imaginación y alimentarla, pero el control se me escapaba por momentos, huyendo de mis manos, resbalando como el agua entre mis dedos. Y mi mente volvía a quedar presa del desconsuelo mientras mi imaginación quedaba desbocada a los delirios, desenfrenada e incontrolable como un fuego en un paraje seco.
Y es irónico, porque si  de algo podemos tener el control es de nosotros mismos y de nuestros actos. Ahí es donde reside el poder de nuestra mente.
¿Crees en ese tipo de poder?
¿Será cierto que cuando crees en algo con mucha intensidad, sucede de verdad?
El poder del pensamiento, algo tan sencillo como complejo al mismo tiempo. Un poder que te permite ser capaz de recordar, de navegar en el tiempo, de imaginar, de congelar y revivir cada momento. De mezclar pasado, presente, futuro y la fantasía de lo incierto. Y entre todo ese caótico y maravilloso caos interno, están las diversas estancias de la mente. Suena a completa locura, ¿verdad? Pero si te detienes a pensarlo descubrirás que es cierto y que en ellas guardamos o escondemos nuestros más profundos secretos, aquellos que nos conforman, aquellos que se encargan de dar forma a nuestra esencia, a nuestra alma.
Entre ellas podemos encontrar la morada del dolor: una especie de disco duro interior donde guardaremos todo aquello que al recordar, nos hace daño.
La estancia del olvido o también conocida como la de la amnesia, donde permanecerán guardados nuestros pensamientos o recuerdos que preferimos olvidar o dejar de lado durante un período de tiempo.
La alcoba de la felicidad: donde residirán siempre nuestros más preciados, bonitos, inolvidables y maravillosos recuerdos y sueños.
Y quizá el aposento de la muerte: el lugar donde llevaremos a matar, hablando metafóricamente, todo aquello que al revivirlo, nos mata interiormente.
Y así sucesivamente, un espacio para cada sentimiento, pensamiento, recuerdo, temor o emoción que habitan en nuestro interior dándonos personalidad y forma. Y solo nosotros tenemos en nuestro poder la llave de cada puerta, la llave que nos conducirá a revivir cada reminiscencia.
Seguramente ahora mismo te estarás preguntando a cuento de qué viene todo esto. La explicación es remotamente sencilla: a pesar de tener esa llave imaginaria en mi poder, él y solo él, había tomado el control de mi universo paralelo, de mi mundo interno por completo. Sólo por momentos volvía a poseer el dominio de mí misma, de mis más secretos deseos. Intentaba ir almacenándolos en la estancia asignada para cada uno de ellos pero de pronto…
Me encontraba perdida en la profundidad de su mirada, no sólo porque el color de sus ojos me encantaba. Eran mi efecto café. Café que te quita el sueño, que produce desvaríos y desvelos. Nuestros cuerpos moviéndose al unísono como si fuéramos uno solo. Nuestras respiraciones acompasadas deslizándose al mismo tiempo. Su cabello resbalando suavemente entre mis dedos, sus ojos cerrados disfrutando de mi tacto, sus suspiros contenidos, aquellos labios donde habitaba el mismo cielo, su sonrisa, sus lunares, sus hoyuelos…
¿A que sabrán sus labios?
¿Cómo serán sus besos?
¿Cómo será su tacto?
¿A qué olerá su cuerpo?

Y allí estaba. Perdida entre aquellos pensamientos a los que solo yo tenía acceso.

20 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias Kinga, me alegro de que así lo veas 🌷gracias por comentar.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. ¡Hola! Creo que esta es la entrada que más me ha gustado hasta ahora, y eso que me han encantado todas. Gracias por tus palabras.
    Un beso desde Jardines de papel .
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Jooo pero qué bonito, no imaginas cuanto me alegra leer tus palabras, seguiré intentando mejorar lo presente siempre que pueda 😊
      Gracias a ti, por leerme y motivarme con tu comentario.

      Un abrazo, ¡nos seguimos leyendo!

      Eliminar
  3. Es una entrada preciosa. En principio pensaba si, si podemos ser dueños de nuestros actos y pensamientos, pero cuando hay alguien más yo creo que la cabecita ya se nos va por otros derroteros.
    De verdad, que es preciosa.
    B7s
    Leo la lluvia caer

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Ali! Un placer leer tus palabras😊
    Siempre he pensado que tenemos el dominio de aquello que nos conforma, pero a la vez hay elementos que se escapan de nuestro control, que no podemos controlar aunque lo intentemos.
    Muchas gracias por tus palabras.

    Un abrazo, ¡nos leemos!

    ResponderEliminar
  5. Hola.
    Esta entrada ha sido algo diferente a las demás, es más reflexiva, pero sigue siendo preciosa.
    Gracias por compartirlo con nosotros/as.

    Nos vamos leyendo.
    ¿Mi tesoro? Libros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Mar! Tienes roda la razón, esta entrada es algo más reflexiva. Creo que empezaré a usar etiquetas en las entradas, como veo que hacen muchos blogs😊
      Y dicho esto, me alegro de que aún siendo diferente te haya gustado.

      Un abrazo, ¡nos leemos!

      Eliminar
  6. ¡Hola!
    Me ha gustado leer mucho esta entrada, me ha dado mucho que pensar...Profundo y muy bien escrito
    ¡Enhorabuena por el trabajo!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Millones de gracias por tus palabras, me encanta saber qué os ha parecido e ir mejorando poco a poco, día a día 😊así que gracias de nuevo.
      Un abrazo, ¡nos leemos!

      Eliminar
  7. Hola preciosa!
    Levaba tiempo que no me pasaba por aquí y ni que decir que me ha encantado la entrada.
    Me ha parecido fantástica y con mucha razón creo que el poder del pensamiento es algo bastante complejo.

    −Fantasy Violet−
    Besotes! ♥ 

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola bonita! Llevaba cosa de un mes sin publicar por falta de tiempo así que me alegra infinito estar de vuelta y leernos😊
      Gracias por tus palabras, me alegra mucho saberlo y, cómo no, me motiva mucho leer vuestros comentarios.

      Nos seguimos leyendo, ¡un besazo!

      Eliminar
  8. Tu forma de expresarte es muy bonita, como siempre. Y en esta ocasión invita mucho a la reflexión.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras Sherezade. Es cierto que esta entrada es más reflexiva, pues a veces no somos conscientes de que el poder es nuestro.
      Un abrazo bonita! Nos leemos 😊

      Eliminar
  9. Me encanta la forma que tenes de expresarte.
    Besos
    Nos leemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegro muchísimo de saberlo, de verdad 😊 leyéndoos merece la pena continuar.
      ¡Nos leemos!

      Eliminar
  10. Hola.
    Menudo texto más maravilloso, me encanta cuándo entro a tu blog y hay escritos así tan profundos, nunca dejes de escribir.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  11. ¡Muchísimas gracias!😄Es una maravilla leer esas palabras que, como siempre, me motivan.
    Seguiré escribiendo siempre que pueda, es más, empecé un proyecto...
    Muchas gracias de nuevo, nos leemos!

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola!
    Siempre voy a estar agradecida por lo afortunados que somos de tener las palabras para descubrir nuestra alma, gracias por regalarnos un poquito de la tuya.

    ¡Nos seguimos leyendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Sofia! Muchísimas gracias por tus palabras, intentaré seguir regalándoos un poquito más de ella, cada vez que escriba :)
      Y, por supuesto, ¡nos seguimos leyendo!
      Un abrazo

      Eliminar

¡Hola! Antes que nada: ¡GRACIAS! Porque si has llegado hasta aquí significa que formas parte de mi mundo mágico, sí, ese mundo que vive en mi mente y que, cada noche, espera a que mi imaginación despierte y mi pluma le de alas, para volar hacia ti en forma de palabras. También significa que has leído esta entrada.
El blog se alimenta de tus comentarios, pero también mi motivación, ¿lo sabías? Leerte supone una inyección de motivación y de adrenalina que me impulsan a seguir, que me motivan a hacerlo.
Así que... ¡No temas! Tu opinión SIEMPRE será bien recibida.

¡Nos leemos!